Se encuentra usted aquí

San Simeon Barsabas

Date: 
Viernes, Abril 21, 2017 (All day)

TAL VEZ el párrafo más largo del Martirologio Romano sea el que celebra el triunfo de los mártires persas de este día. Dice así: "En Persia, el naci- miento de San Simeón, obispo de Seleucia y Clesifonte, quien, por mandato del rey persa Sapor, compareció ante un tribunal inicuo, cargado de cadenas. Como se rehusase a adorar al sol y diese testimonio de Cristo con voz firme y vibrante, fue primero encarcelado con otros cien cristianos, algunos de los cuales eran obispos, otros sacerdotes y otros clérigos de diversa jerarquía. Después, al día siguiente del martirio de Ustazanes, tutor del rey, quien había abandonado la fe y a quien el obispo había convertido nuevamente, los compañeros de San Simeón fueron decapitados en su presencia, en tanto que el santo los exhortaba celosamente; por fin él mismo fue decapitado. Junto con él murieron sus dos famosos sacerdotes, Ananías y Abdecalas. También Pusicio, el jefe de los trabajadores del rey, fue víctima de una cruel muerte por haber alentado a Ananías cuando éste comenzaba a Saquear; los verdugos le cortaron la cabeza y le arrancaron la lengua; después martirizaron a su hija, que era una virgen consagrada al Señor."

El Martirologio Romano dedica al día siguiente un elogio casi tan largo como el anterior a otro grupo de mártires persas. El breviario sirio del año 412, bajo el título de "Los nombres de nuestros señores, los confesores y obispos de Persia", menciona en primer lugar, en su suplemento, a San Simeón, llamado Barsabas. No cabe ninguna duda de que Sapor desató una cruel persecución contra los cristianos, el año 340 ó 341, pues hablan mucho de ella Sozomeno y otros autores de importancia.

Alban Butler - Vida de los Santos

Sitio por GSiempre Software, S.A. de C.V.