Beato Guido Maria Conforti

Date: 
Martes, Junio 12, 2018 (All day)
Clase: 
Beato

1.- LA FORMACIÓN
El Beato Guido María Conforti nace en Ravadese (Parma) el 30 de marzo de 1865. Es bautizado el mismo día recibiendo los nombres de Guido Giuseppe María.
Para asistir a la escuela primaria tiene la necesidad de hospedarse en una pensión de la ciudad de Parma, donde con los Hermanos de las Escuelas Cristianas, completa la educación materna. En el camino de la escuela se encontraba la pequeña iglesia de Santa María de la Paz, en ella se custodiaba un crucifijo. Delante de aquel crucifijo oraba diariamente antes de las clases. Ya como Obispo, dirá: “Aquel crucifijo me ha dado la vocación”.
En el 1876 entra en el seminario en donde concluye con distinción todos los estudios, distinguiendose por su diligencia, piedad, regularidad y obediencia. En aquellos años el Rector en la teología es el Beato Andrés Ferrari.
Una enfermedad con síntomas de tipo epiléptico le hace retardar la ordenación sacerdotal. En éste periodo de espera, mientras era todavía seminarista, es nombrado vicerector del seminario. Continuará en el cargo incluso despues de la ordenación (el 22 de septiembre de 1888) mostrando notables dotes de educador pero sobretodo orientando los jóvenes a la santidad con su testimonio de vida santa y vivida en el ámbito de la fe.
En el 1892 es nombrado canónico de la Basílica Catedral de Parma y en el 1893 se le confiere el encargo de “Director de la Pía Obra de la Propagación de la Fe”
Mientras tanto fue nombrado Vicario General, encargo que cubrío durante ocho años.
2. FUNDADOR DE UN INSTITUTO MISIONERO
No habiendo podido continuar, por razones de salud, la vocación misionera a la cual se sentía llamado, penso, con la aprobación de Propaganda Fide y del Obispo de Parma, de fundar la Pía Sociedad de San Francisco Xavier para las Misiones Extranjeras (Misioneros Xaverianos) con la finalidad única y exclusiva de la evangelización de los no cristianos. De hecho aunque viviendo en el estrecho territorio de la ciudad de Parma, su mirada se abría a los horizontes de toda la humanidad y jamás vino a menos en él el deseo ardiente de anunciar a todos los hombres el Evangelio.
3. ARSOBISPO DE RAVENA
En el 1902 el Beato Guido (con solo 37 años) viene llamado por el Papa León XII a guiar la Arquidiócesis de Ravena, donde en dos años gasta todas sus energías. Para estar totalmente y exclusivamente entregado a Cristo y consagrado sin reservas al bien de las almas, el día de su ordenación episcopal emite la profesión perpetua de los votos religiosos. Pero la enfermedad lo obliga a permanecer en cama por semanas enteras. El sentido de responsabilidad por el rebaño que se le había confiado lo lleva a la decisión de presentar su dimisión. El Papa Pío X la acepta.
Entonces retorna humildemente a su Instituto donde recupera suficientemente la salud y cuida con admirable ardor la formación de los estudiantes misioneros.

4. OBISPO DE PARMA
En el 1907 Monseñor Conforti, por voluntad del Papa Pío X, es nóminado coajutor de Mons. Magani con derecho a la sucesión. Tres meses despues de la nominación, por la improvisa muerte del titular, Conforti se convierte en el Obispo de Parma. Durante más de 24 años él fue el buen pastor de aquella diócesis. Pomueve particularmente la instrucción religiosa, hasta hacer de ésta el punto capital de su compromiso pastoral, instituyó escuelas de doctrina cristiana en todas las parroquias y preparó catequistas: hombres y mujeres con especiales cursos de cultura religiosa y de pedagogía para la enseñanza, es el primero que celebra una semana catequética. Haciendo frente a fatigas y molestias inumerables, llevó acabo cuatro visitas pastorales visitando hasta los pueblosmás distantes; la quinta visita pastoral fue interrumpida por la muerte. Celebró dos sínodos diocesanos, instituyó y promovió las asociaciones católicas, la buena prensa, las misiones populares, los Congresos Eucarísticos, Marianos y Misioneros, los convenios de la Acción Católica. Cuido de manera singular la formación del clero no menos que la de los laicos.

5. ANIMADOR MISIONERO Y PRIMER PRESIDENTE DE LA UNIÓN MISIONERA DEL CLERO
Nada descuidó en su servicio pastoral de la diocesis, se prodigo continuamente por la evangelización “ad gentes” a través del cuidado de la familia misionera fundada por él, así como ofreciendo toda su colaboración a toda iniciativa de animación misionera en Italia. El Cardenal Roncalli, poco antes de ser electo Papa, por éste empeño en los dos frentes, definirá a Conforti Obispo de Parma, y misionero para todo el mundo (cf Discurso del 17 de febrero de 1957).
Recordamos en particular su colaboración para la fundación de la Unión Misionera del Clero de la cual fue el primer presidente durante diez años. “Fue povidencial que en la realización de tal proyecto estuviera al lado (de P. Paulo Manna)el pío prelado Guido María Conforti, Obispo de Parma y fundador del Instituto Misionero de San Francisco Xavier. Él no solamente ayudó remarcablemente con su consejo y con la acción a la naciente Unión, sino que intervino con su autoridad para que la Unión obtuviera la aprobación pontificia” (Pablo VI,Graves et increscentes).
En el 1928 él mismo va a China, para visitar los cristianos y los territorios confiados a su familia misionera, de la cual era el Superior General.

6. MUERTE
El 5 de noviembre de 1931, agobiado por la fatiga de la actividad pastoral, Guido Giuseppe María Conforti se duerme en el Señor.
La fama de su virtud era tal que toda la gente de Parma lloró su muerte y honró su funeral con una participación de la gente jamás vista. La voz popular lo proclamaba santo y la fama de los prodigios operados durante su vida y despues de su muerte se difundieron pronto por toda la región, llegando, por medio de sus hjos misioneros, hasta las tierras más recónditas.