San Roman

Date: 
Viernes, Mayo 22, 2020

CUANDO el joven San Benito, que acababa de abandonar el mundo, vagaba por las fragosas laderas de Monte Subiaco, encontró a un santo monje llamado Román, que vivía en uno de los monasterios de los alrededores. San Benito abrió su corazón al anciano y le contó que quería ser ermitaño. Román no sólo le alentó en su buen propósito, sino que le mostró una cueva de difícil acceso para que viviese en ella. Durante tres años San Román fue el único testigo de la vida de San Benito, sin decir una palabra a nadie. Según la leyenda, durante las invasiones de los vándalos, San Román se trasladó a Auxerre de Francia, donde fundó el monasterio de Fontrouge, en el que murió. Las ciudades de Auxerre, Sens y Vareilles pretenden poseer una parte de las reliquias del santo.

Alban Butler - Vida de los Santos