San Plácido

Date: 
Martes, Junio 12, 2018 (All day)

PLACIDO nació en Rodio, cerca de Amiterne, en los Abruzos. Sus padres eran agricultores y él les ayudó desde que fue capaz de trabajar. Muy piadoso, quería conocer los Salmos e instruirse en la religión, pero jamás supo leer. Así, cuando se encontraba con algunos estudiantes, los detenía y les preguntaba sobre lo que habían aprendido; después, durante sus labores, recordaba lo que le habían dicho y llegaba, por este método, a grabarlo en su memoria.

Sentía que su vocación no era la de cultivar la tierra, por lo que se escapó para emprender una peregrinación a Santiago de Compostela, en donde permaneció un año. A su regreso, cayó enfermo de tanta gravedad, que estuvo en cama largo tiempo sin poderse levantar, ni aun siquiera mover la cabeza sin ayuda. Como desconfiaba de las medicinas, no aceptó ninguna y no quiso tomar los baños, que en esa época eran siempre parte del tratamiento de todas las enfermedades. Sin embargo, sanó al cabo de cinco años y reinició sus peregrinajes. Fue a Roma para visitar las tumbas de los santos apóstoles; al monte Gargano, para orar a San Miguel y a los santuarios de numerosos mártires.

Bien pronto pensó que era mejor dejar el mundo y establecerse en algún sitio retirado. Sobre el monte Corno vivía un ermitaño al que se unió para imitarlo; le pidió un hábito monástico y se instaló en una celda, cerca de la cumbre. Este ensayo no tuvo éxito, y Plácido descendió al monasterio de San Nicolás, situado al pie del mismo monte. Allí pasó un año. Entró después al servicio de la iglesia del Santo Salvador. Una mujer se fijó en él y comenzó a importunarle a tal grado, que Plácido creyó no poder escapar al pecado sino por medio de la huida y se escondió en una caverna vecina. Al cabo de cinco meses, tuvo que huir de nuevo, hasta que encontró un escondite sobre una roca muy escarpada, cerca de la ciudad de Ocre. Allí permaneció doce años, pero no consiguió pasar completamente inadvertido. Las gentes de los alrededores que conocían su santidad y le atribuían milagros, querían verlo y trataban de llegar hasta su refugio, pero pocos podían lograrlo porque estaba en un lugar de difícil acceso. Un día, un sacerdote llamado Simeón se cayó a un precipicio y se mató. A fin de que no se repitieran tan infortunados accidentes entre las gentes que iban a visitarle, Plácido dejó su amada soledad y se instaló en una montaña arbolada.

Sus austeridades severísimas, ayunos frecuentes, abstinencia perpetua y «laceraciones de todas clases, no impidieron que sus discípulos tratasen de imitarlo. Plácido los aceptaba y, con miras a darles un conveniente acomodo, recurrió al conde Bérard para que le permitiese ocupar una colina pedregosa y desierta que dominaba la ciudad de Ocre. La toma de posesión tuvo lugar en noviembre de 1222. Muy pronto, los monjes acondicionaron el terreno para establecer sus dominios, plantaron árboles y construyeron un monasterio al que pusieron bajo la invocación del Espíritu Santo.

A petición general, Plácido quedó a la cabeza de la comunidad, cargo que desempeñó muy bien. Cuando se sintió morir, quiso asegurar la continuidad de su fundación. Razonablemente, consideró que un monasterio aislado no podría sostenerse y sometió la abadía del Espíritu Santo del Valle de Ocre al monasterio cisterciense de Casa-Nova, en la diócesis de Penne que, debido a San Vicente y San Anastasio, estaba afiliado a los de Claraval.

Murió en el curso de ese mismo año, el 12 de junio de 1248, asistido por el abad de Casa-Nova, a quien Plácido le había predicho la prosperidad de ambas casas.

Los milagros que se realizaron después de su muerte, popularizaron su culto.

Alban Butler - Vida de los Santos